Buscar
  • Hablando con Julis

"Tengo una hermana con discapacidad y es lo mejor que me pudo pasar"


Foto: Pactos por la Innovación - Connect Bogotaá

No puedo negar que mi niñez fue difícil.

Entender que mi hermana tenía una discapacidad no fue fácil. Pero no fue por la discapacidad en sí, sino por sentirme atada en un mundo que pretende que todos seamos iguales y que sigamos un molde y unos protocolos de vida para ser aceptados.

Mi hermana es una mujer de 26 años. Tiene una dificultad en el habla que no le permite hablar. Una dificultad cognitiva que no le permite aprender como tal vez yo lo hice. Una discapacidad motora que no le permite correr o hacer movimientos como yo los hago.


Y aquí muchos pueden estar pensando en lo difícil que es aceptar todas estas condiciones en un mismo ser. En lo complicado, caótico, o injusta que puede resultar la vida.


Para mí fue todo lo contrario.


Mi cabeza ha funcionado siempre muy diferente. Siempre he visto este tema de la inclusión muy fácil.

Nunca he podido entender por qué el sistema educativo siempre ha querido que todos seamos iguales y que aprendamos lo mismo. Que en la calle miren a mi hermana como "un bicho raro". Que en un restaurante siempre me pregunten a mí "qué quiere ordenar la niña" señalando a mi hermana.

Desde muy pequeña he luchado para que mi hermana sea exitosa, feliz e independiente. Cualidades que todos queremos alcanzar. Y ninguna de sus condiciones ha limitado que esto se haga realidad.

Somos una sociedad que ha decidido enfocarse más en lo que "no se puede hacer" que en TODO el resto que sí se puede hacer. ¿Saben ustedes cuánto cambiaríamos si nos enfocáramos en el sin-fin de capacidades que tenemos?


Siempre he sido una persona muy positiva. Y este caso no iba a ser la excepción:

Cuando los médicos decían "es que Juliana nunca será capaz de hacer algo" yo respondía: lo vamos a intentar y le contaré después cómo nos fue. 

Cuando mis papás decían "es que Juliana no puede" yo respondía: dejemos que lo intente a ver qué pasa. 

Cuando en el colegio nos decían "es que nunca aprenderá a leer y escribir". Asumí con toda certeza el mayor reto para permitir que las dos tuviéramos la posibilidad comunicarnos y de tener conversaciones por Whatsapp. 


Cuando en la calle la señalan y dicen "mire, ahí va una bobita". Me quedo callada y sonrío de orgullo al ver que mi hermana ha superado todos los obstáculos que la sociedad le ha querido poner.


Somos unas hermanas inseparables. Trabajamos juntas. Estudiamos juntas. Salimos y disfrutamos la vida juntas, igual que lo hacen todos ustedes.


Y si me preguntan ¿cuál ha sido la receta? Podría decir que ha sido un trabajo en conjunto, lleno de confianza. Donde nos aceptamos tal y como somos, con nuestras virtudes y debilidades. Donde acogemos cada reto con optimismo, creyendo en nosotras y no en lo que digan los demás.


Debo decir que mi hermana ha sido el mayor regalo que he tenido en mi vida. Ella me ha hecho entender la verdadera esencia de nuestro existir.


#Misifú: que nuestros caminos se sigan construyendo juntos. Que sigamos explorando nuevos mundos. Que sigamos mostrándole al mundo que todo se puede lograr. Que sigamos siendo una sola voz. Gracias por tu vida y compartirla conmigo. Te adoro ♥️


Suscríbete al canal de #Youtube de mi hermana Soy Julis y Punto


142 vistas

info@hablandoconjulis.org

© Speaking With Julis- All rights reserved

Follow us on:
  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle