info@hablandoconjulis.org

© Speaking With Julis- All rights reserved

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
Follow us on:
Buscar
  • Hablando con Julis

¿Qué hacer con las personas que presenten un aprendizaje lento?


#HCJ Responde

#MarcelaResponde:

Cada persona tiene un estilo y ritmo de aprendizaje diferente, es así que podemos hacer parte del mismo grupo de estudio, pero los estímulos internos y externos de cada persona hace que aprendamos de forma diferente. El denominado “aprendizaje lento” es muy común en la educación, llevando a muchas personas y a sus familias a la frustración ante los objetivos “establecidos y no cumplidos” por uno o algunos integrantes del grupo. Una persona con diferencia en la forma de aprender respecto a su grupo o respecto a las personas de su edad, requiere de un apoyo total por parte de su familia, profesores y compañeros; este apoyo se debe dar para estimularle y guiarle en su proceso de aprendizaje, no para pasar por alto sus falencias en el aprendizaje y promocionarle en cada grado escolar.

Antes de iniciar un proceso de orientación a estas personas, es fundamental determinar varios aspectos a nivel cognitivo, comunicativo y comportamental, que permitirán desarrollar estrategias de trabajo, tendientes a estimular el aprendizaje significativo: 1. ¿Por cuántos minutos atiende la persona estando concentrada en una actividad?: Tener claridad en este aspecto, permite diseñar actividades cortas y puntuales a las que la persona prestará toda su atención, durante los minutos que esté concentrada favoreciendo su aprendizaje. Por ejemplo: si la persona se concentra en un ejercicio por 10 minutos y luego pierde la atención y concentración, las actividades que se planeen para cualquier tema  o materia no deben superar los 10 minutos, ya que ese es el tiempo en que su cerebro está completamente dispuesto para aprender.

2. ¿Qué tan ejercitada está su memoria?: Existen tres tipos de memoria a corto, medio y largo plazo; es fundamental establecer en cuál de estos plazos se encuentra la memoria de la persona para generar estrategias que le estimulen a avanzar en su ejercitación. Por ejemplo: Si la memoria es a corto plazo, seguramente mañana no recordará lo que aprendió hoy; por tal razón es muy importante trabajar con imágenes, material concreto y cercano a la persona para que al día siguiente, por medio de este material tenga una base para recordar lo que aprendió antes y se le facilite articularlo con los nuevos aprendizajes.

3. ¿Cuáles son los canales sensoriales más fuertes en la persona?: Los órganos de los sentidos transmiten información muy importante para nuestra vida y por medio de estos también consolidamos nuestro aprendizaje. Generalmente la audición y la visión suelen ser más fuertes. Las personas que son más auditivas aprenden y recuerdan con más facilidad por medio de los sonidos, el discurso y las melodías; mientras que las personas que son más visuales, aprenden y recuerdan con más facilidad por medio de las imágenes, los diagramas, los mapas conceptuales y los videos. Determinar si se es más visual o más auditivo, permitirá saber qué tipo de material usar para aprender con más facilidad; es necesario aclarar en este momento que lo visual y lo auditivo se complementan y son igualmente necesarios; así que, los dos seguirán siendo importantes en las actividades y estrategias planteadas para el aprendizaje, pero uno de estos será el protagonista.

4. Determinar cuáles son las falencias a nivel de aprendizaje que más afectan los nuevos aprendizajes. Por ejemplo: Si hay dificultades en las matemáticas, es importante determinar si hay falencias en el conteo, en el concepto de número, en las operaciones básicas (suma, resta, multiplicación y división) ya que estos conceptos son la base de todas las operaciones matemáticas. Si hay dificultades en lectura y escritura, determinar si se reconocen las letras, las palabras y si al leer las palabras se tiene claro el concepto de estas, cómo se maneja el concepto del tiempo (días, meses, momentos del día) y el concepto de espacio (lugares, posición de personas y objetos) y las relaciones causa-efecto (si llueve y no llevo sombrilla me mojo). La lectura y la escritura son procesos cognitivos y comunicativos basados en la comprensión de diferentes eventos y situaciones, si existen falencias en estos y no se corrigen en los primeros años del proceso lecto-escrito, seguirán aumentando las dificultades.

¿Qué hacer entonces al determinar los aspectos que interfieren en el aprendizaje, de tal forma que este se estimule?

1. Planear actividades de acuerdo con los periodos de atención y concentración de la persona, de tal forma que aproveche su tiempo de concentración para aprender y comprender.

2. Una vez terminada la actividad dentro del periodo de atención de la persona, tener espacios de distracción entre una actividad y otra, permitiéndole a la persona levantarse de su puesto, escuchar música, ver un video o hacer una actividad que le relaje y le lleve a iniciar una nueva actividad, concentrándose de nuevo con más facilidad.

3. Planear actividades significativas: partir de lo familiar y cotidiano es fundamental para el aprendizaje, partir de los gustos e intereses de la persona le permitirá entender mejor los temas que necesita aprender. Por ejemplo: Si le gusta el futbol y tiene dificultades para las operaciones matemáticas básicas, ver los partidos de fútbol de su equipo favorito, motivándole a llevar la suma de los partidos que juega y de los goles que hace, mirar la diferencia de los goles acumulados en comparación con los otros equipos y analizar los pros y contras de su actuación en el campeonato; genera en la persona aprendizajes relacionados con el conteo, la suma, la resta y la resolución de problemas, ejercitación de la memoria; fundamentales para los procesos lógico-matemáticos. La persona no sólo se está divirtiendo con lo que le gusta, está aprendiendo y consolidando sus aprendizajes previos.

4. Iniciar un tema nuevo de aprendizaje sólo cuando se haya consolidado el tema actual: Pasar a una persona de un tema a otro por cumplir un plan de estudios es un grave error, más aún cuando hay dificultades en el aprendizaje; ya que como se explicó anteriormente quedan falencias y no se consolida lo aprendido, aumentando cada día más la brecha entre el desarrollo de esa persona y el desarrollo de su grupo.

5. Estimular y mostrarle a la persona a que sea consciente que sí puede hacer y aprender, aumentar la autoestima de la persona mostrándole sus aciertos y logros es fundamental, es muy importante que ella sepa que tiene habilidades y capacidades, que puede aprender a otro ritmo y que logrará sus objetivos.

Y por último, como padres, profesores y adultos, debemos entender que todos somos diferentes, que no debemos forzar el aprendizaje del otro sólo porque debe cumplir los objetivos comunes; el afanarnos no lleva a alcanzar los objetivos, solo lleva a la frustración de la persona y de su familia, a la baja autoestima y al surgimiento de sentimientos que causan daños irreparables en ese ser humano que se está formando.

34 vistas